Poema “Como la Música” – Teresa Ramos

 

Teresa Ramos
Teresa Ramos Rabasa:
Psicoterapeuta Caracteroanalítica y poetisa, ganadora del XXXVIII certamen de poesía “Rafael Fernández Pombo”.
http://www.facebook.com/tramosr

I.

Me miras de soslayo cuando encuentro el rumor

del músculo que sostiene el libro que no leo por ti.

Te veo huyendo del abismo que me sobreviene.

Yo te miro con la música que proclama tu caminar.

Tu me miras arrojando flores que me hieren.

La calle, guarda el secreto, huimos del suicido

que acontecería…juntos nuestros cuerpos.

Me asusta el verbo que viertes sobre mi,

serpiente que anida en mi pecho blanco.

Y recuerdo un futuro que no sabe cómo existir

golpeando las paredes de un poema y su luz.

Párvula en la enciclopedia de tu piel. Tiendes

una alfombra bajo mis pies, me precipito

al barranco de la oca, me licencias en anatomía.

Me corrompes las mentiras, me calas de verano,

instalado en mis rincones, eres célula anómala.

Ha dejado de dolerme la lluvia y tú cincelas

mis huellas de agua. Mi patria, se escribe en tus ojos,

mis ventanas, trepo a tus pupilas, incendias la calle.

Se mueren de hambre los gorriones sin tu pan.

Evangelizo de claveles, enuncio la insurrección del argumento

y entrego el pacto del pensamiento a esta guerra que no existe

sin el azul de tu mirada y tu boca.

Armada en mis cimientos, convoco al viento que me empuja

al cambio que acontece junto a ti, son mis labios amapolas insurgentes.

Me coronas secretamente de lirios y mi patio soleado me anega de trinos.

II

Pelear, pelear, pelear. Pelear para no amarte.

Espiga adentro vengo herida de amarillo hasta la médula.

Busco tu piel lunar y me arriendo la ganancia de mirarte.

Me traspasan tus azules y de tierra roja me extiendo,

hasta el cielo se hace verde, verde de río, verde de grana.

Nevada de color. Nunca tanta retama me ha calado los tejidos,

nunca las horas, la música renacentista, el vino y las rapaces

me arrimaron con tal furia a tu recuerdo. Nunca el agua

se hizo tan necesaria. Enloquecer de sed, agostada morir.

Atrás queda la torre, el principio de Castilla. La noble princesa

que murió de pena, roto el corazón por el olvido en su cuerpo

bárbaro. Allá, entre campos vírgenes, serán testigos los Racheles

de su diáspora fatal. Pasión errante y peregrina de una sombra.

De nada sirvió la torre, los fantasmas de los principales, las romanzas.

Las cerezas de los prados no lograron alcanzar la amapola de tus labios.

Enfermar de epidemia de tu piel y sus designios, quedar vencida

por tu voz, deambular posesa para tejer mi mundo de tu boca.

Asomada al vientre del verano, vengo a fundar nuestros pasos de ciudad.

Muere el desierto entre las piedras. Me urbanizo los cimientos,

sedimento mis andares tejida de la luz que rememoras, entrego las armas,

dejo la lucha, tiro la espada, rompo mi armadura y abro para ti el torreón.

Teresa Ramos Rabasa 

Un comentario en “Poema “Como la Música” – Teresa Ramos

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s