Lo m√°s Valioso de su Vida

Cu√°nto tiempo invertido para llegar a fin de mes con un sueldo!! Y ahora‚Ķ ¬ŅQu√© har√≠a √©l con el tiempo de sobra? ¬ŅSer√° √©l tambi√©n uno de tantos en las colas de la oficina de empleo?



desempleo-y-salud-psicologica

Ese d√≠a se levant√≥ de la cama con un mal presentimiento. No sabe si fueron las pesadillas que lo torturaron durante toda la noche, o si lo que tem√≠a inevitablemente iba a llegar. De todas formas ya eran las seis de la ma√Īana y no pod√≠a detenerse a pensar en esas “tonter√≠as”.

Sali√≥ de su casa, como todos los d√≠as, para llegar puntualmente a su trabajo. No puede decir que le gustara, sinceramente por momentos lo odiaba y muchas veces fantase√≥ con tirarlo todo al carajo, incluido al jefe y a unos cuantos prepotentes que andaban por ah√≠. Pero cuando volv√≠a a la realidad pensaba que, al menos, ese trabajo le hab√≠a dado la opci√≥n de alimentar a su familia, de salir de vacaciones alg√ļn fin de semana y… poco m√°s.

Pero √ļltimamente las cosas se pusieron raras. Compa√Īeros suyos ya estaban fuera, les despidieron sin ninguna explicaci√≥n congruente, aparte de la m√°s resonada retahila de los √ļltimos tiempos: “la-empresa-est√°-en-crisis”. ¬ŅSer√≠a √©l el pr√≥ximo? Esa era la pregunta que le rondaba la cabeza cuando se detuvo en el bar donde desayunaba todas las ma√Īanas y aprovechaba para leer el peri√≥dico.

En cuanto oje√≥ la portada, mientras esperaba el caf√© que hab√≠a pedido, se le helaron los huesos cuando vio que una extra√Īa cifra de 27,16% abofeteaba el papel, y sus piernas empezaron a temblar por la posible casualidad de que tuviera algo que ver con √©l. Pero… ¬ŅQu√© quer√≠a decir exactamente este n√ļmero? Ley√≥ un poco m√°s y confirm√≥ lo que tem√≠a: Significaba PERSONAS!! 6.202.700 personas que no ten√≠an trabajo en su pa√≠s!!

Como si los n√ļmeros y las letras le estuvieran persiguiendo, pas√≥ la p√°gina r√°pidamente, y en los anuncios clasificados se distrajo leyendo las ofertas laborales, por si acaso, pero ah√≠ se qued√≥ poco tiempo porque no hab√≠a m√°s de tres o cuatro y, de todas formas, √©l no parec√≠a cumplir los requisitos. O era demasiado joven, o demasiado mayor, o ten√≠a demasiada experiencia, o muy poca. Total, pas√≥ p√°gina.

El crucigrama le pareci√≥ m√°s atractivo, al fin y al cabo le ayudaba a evadir por un momento la realidad que, seg√ļn parec√≠a, le esperaba. As√≠ que se qued√≥ unos minutos pensando en palabras y en sin√≥nimos que nada ten√≠an que ver con √©l, pero que funcionaban como un b√°lsamo para sus preocupaciones. Pero se acab√≥, como se acaban los buenos momentos. Despu√©s del jerogl√≠fico y del sudoku, ya era evidente que hab√≠a que continuar leyendo o dejar el peri√≥dico al hombre que esperaba a su lado, deseando darle una mirada mientras tomaba su caf√©. Pero √©l, que a√ļn no se sent√≠a con fuerzas para entrar en su despacho, fingi√≥ que no se daba cuenta de la presencia expectante del otro y pas√≥ p√°gina.

La cartelera de cine no le interesaba demasiado, pero pens√≥ que ser√≠a buena idea acudir despu√©s de tanto tiempo. No recordaba cu√°ndo fue por √ļltima vez, quiz√°s cuando aquel ciclo de humor negro que dieron en su barrio, y √©l so√Īaba con ser director. Pero llegaron los treinta, el matrimonio, los hijos, los compromisos y, claro!… el trabajo… y los sue√Īos se quedaron bien dormidos en el caj√≥n de los deseos pendientes. S√≠, esta tarde ir√≠a al cine. Mir√≥ todas las opciones, se decidi√≥ por una de ficci√≥n y pas√≥ p√°gina.

Le dio un r√°pido repaso a los deportes y a los √ļltimos modelos de los coches. Pero bueno… ¬Ņacaso era el momento de fantasear con un √ļltimo modelo? y sinceramente, hoy le daba igual si Nadal ganaba o si el Bar√ßa jugaba. El hombre que esperaba renunci√≥ a su deseo de darle un repaso al peri√≥dico y se fue, sin decir nada. Y √©l, que segu√≠a haciendo tiempo, pidi√≥ un zumo de naranja y pas√≥ p√°gina.

La secci√≥n dedicada a la salud era la menos apreciada. Casi siempre la saltaba, porque a √©l parec√≠a hab√©rsele dotado con una salud de hierro. Ni un costipado le daba, y en las horas bajas simplemente se repet√≠a en silencio las palabras m√°gicas que hered√≥ de su abuelo: “t√ļ-eres-fuerte-e-invencible“. Pero como se trataba de pasar el tiempo, se detuvo un momento para ver de qu√© se hablaba. Y como una pesadilla m√°s, apareci√≥ una columna que anunciaba las posibles consecuencias psicol√≥gicas del paro. ¬ŅPero qu√© era esto!!, una burla? ¬ŅAcaso no pod√≠a uno desayunar tranquilo sin que le estuvieran tocando las narices con su crisis y su paro, p√°gina s√≠, p√°gina tambi√©n? Pero esta vez no pas√≥ p√°gina. Se qued√≥ unos segundos peleando con esa desconocida que se hab√≠a atrevido a urgar en su herida, y ley√≥:

“Abundantes estudios han demostrado las repercusiones psicol√≥gicas del desempleo, tales como la p√©rdida de la autoestima, sentimientos de inseguridad y de fracaso, verguenza y sentimientos de culpa, depresi√≥n, estr√©s y ansiedad, as√≠ como reacciones psicosom√°ticas, por ejemplo, aumento de la tensi√≥n arterial, problemas gastrointestinales, insomnio, impotencia y otros”.

Esas palabras le sonaban a chino. Pero en el fondo de sí mismo sentía que, desde hacía un tiempo, empezaba a experimentar algo parecido a lo que estaba leyendo. Entonces continuó:

“El apoyo social suaviza los efectos negativos del estr√©s que supone el desempleo. Si la familia, la pareja y los amigos son capaces de amortiguar los sentimientos antes descritos, el desempleado ser√° menos vulnerable a la enfermedad f√≠sica y ps√≠quica”.¬†

Eso s√≠ que le lleg√≥ al coraz√≥n. Con los ojos humedecidos pens√≥ en su compa√Īera, que le hab√≠a apoyado siempre. ¬ŅC√≥mo se lo tomar√≠a? ¬ŅPodr√≠an vivir con lo que ella lograba conseguir en su trabajo por horas? Continu√≥ leyendo:

“El desempleo tambi√©n tiene efectos en la identidad personal. Se deja de ser un profesional o un t√©cnico, para convertirse en un “parado”, con todo el simbolismo que conlleva esta palabra. La percepci√≥n del tiempo cambia radicalmente, pues cuando uno est√° empleado, el tiempo est√° planificado. Ahora hay que reorganizar la vida con unos recursos econ√≥micos escasos”

Cu√°nto tiempo invertido para llegar a fin de mes con un sueldo!! Y ahora… ¬ŅQu√© har√≠a √©l con el tiempo de sobra? ¬ŅSer√° √©l tambi√©n uno de tantos en las colas de la oficina de empleo? ¬ŅSer√°n ellos sus nuevos colegas? Tal vez, pensaba, aprovechar√≠a para hacer esos arreglos pendientes en casa. Pero… ¬ŅPodr√≠a seguir viviendo en su casa? ¬ŅTendr√≠an que entregar el piso e irse a vivir a casa de sus padres? ¬ŅCabr√≠an todos en esos sesenta metros cuadrados?

Y ¬Ņpor qu√© estaba pensando √©l en esto esa ma√Īana? ¬ŅEn qu√© momento el miedo le arrebat√≥ la capacidad de disfrutar de su vida laboral? ¬ŅAcaso, no hab√≠a otra cosa mejor en la vida que esto que estaba a punto de perder? Llegaron a su mente las innumerables ideas que hab√≠a tenido en los √ļltimos tiempos, en sue√Īos y en vigilias, de trabajos y de empresas posibles, de amigos a los que no hab√≠a tenido tiempo de llamar, de todo, o casi todo lo que no era resignarse, de la palabra “lucha”, de la mujer que amaba y de los hijos que ma√Īana le recordar√≠an por haberles mostrado lo m√°s valioso de su vida: la capacidad de caerse, de levantarse, de reinventarse, esta vez y todas las que hicieran falta.

Salió del bar mirando su reloj, riendo para dentro por la irreverencia que se permitió, ya que por primera vez llegaría tarde a su trabajo. Entró en su despacho. Con la cabeza alta y los ojos bien abiertos, leyó su carta de despido. Se tomó tiempo para recoger lo poco que tenía. Abrazó a unos cuantos de los pocos colegas que quedaban y se fue, tranquilamente, a continuar la marcha del camino. Y pasó página.

Una respuesta para “Lo m√°s Valioso de su Vida”

Y t√ļ... ¬ŅQu√© piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Conectando a %s