Relaciones Diversas, Psicoterapia Abierta

El cuerpo no miente. Y si expresa sufrimiento, es porque hay sufrimiento

Por lo demás, vivamos y dejemos vivir a quienes han elegido formas no previstas, diferentes a las propias, no matriculadas en ninguna institución.

A lo largo de la historia, las teorías y las prácticas que contienen la labor psicoterapéutica se han ido modificando según los movimientos sociales. O al menos eso se espera, dado que la Psicoterapia es un servicio dirigido a personas, que se ven afectadas por las circunstancias del tiempo y del espacio en el cual viven.

Es así como cada día se nos impone la necesidad de actualizarnos en nuestros conocimientos y someter a prueba las certezas. Esto hace que la labor clínica sea una experiencia inmensamente enriquecedora, tanto para el paciente como para el profesional, en cuanto exige un constante proceso de reflexión personal, por las dos partes.

Los tiempos cambian. Las necesidades también. Incluso las enfermedades y los motivos de sufrimiento son diferentes según el contexto en el que nos encontramos. Por ejemplo, no es nada corriente ver en nuestros días a mujeres ahogadas con ataques histéricos, de la misma manera como se relataba en los tiempos de Freud. Tampoco se pueden cortar con la misma tijera las preocupaciones sobre el futuro de una familia en España que en Nigeria, por más crisis que estemos atravesando en los países europeos. Y hoy en día, dados los movimientos migratorios de las últimas décadas, no siempre comparten las mismas inquietudes personas que han dejado su país y han recorrido kilómetros buscando mejorar su calidad de vida, con otras que permanecen en el lugar de origen y allí se han desarrollado.

Problemas, alegrías, temores y esperanzas tendremos todos, pero los colores no pueden ser los mismos.

Pero no hace falta tanto extremo. Si entramos en el mundo de los afectos, actualmente existen tantas formas de relación como personas que las conforman. Así, dentro de una misma cultura e incluso de una misma familia, se puede encontrar una gran diversidad y esto, desde mi punto de vista, es un enorme favor que se le ha hecho a la psicología que, no por pocas razones, a veces se ha ganado la fama de reduccionista y perversa, cuando se limita a dictaminar qué es lo sano y qué es lo enfermo sin tomar en cuenta el contexto, o cuando se dedica a moldear el comportamiento y a pretender adaptar gente a una sociedad de por sí mediocre.

Eso ha sucedido -y vergonzosamente todavía sucede, aunque prefiero pensar que cada vez menos- cuando se decía que un homosexual era un enfermo mental y había que encauzarlo en la vía de las buenas costumbres heterosexuales. Pero este es un ejemplo muy visto ya que, aunque hayamos avanzado a trancas y barrancas, todavía hay quienes dejan caer chispas o cohetes homófobos que hacen creer que no hemos avanzado ni medio centímetro. Y no estoy hablando de curas ni de políticos, sino de maestros, de médicos y, ¿cómo no?… De psicólogos!!

No me quedaré, entonces, en el ejemplo fácil. Porque en el ámbito de la vida amorosa heterosexual también hay diferencias radicales, que muy pocas veces se asumen como legítimas.

Hay una forma de relación que poco a poco ha ido abriéndose camino hacia la aceptación y que ahora podría decirse que se ha ganado su lugar. Se trata de las parejas de segundo matrimonio, que entran a convivir con hijos incluidos y en las que ya ha habido una experiencia de relación anterior más o menos duradera, con lo cual las motivaciones y los proyectos suelen tener diferencias importantes en comparación con las parejas cuyos miembros se unen por primera vez con alguien. Las dificultades suelen ser bien diferentes, la manera de abordarlas también.

Por otra parte, resulta que no todas las personas están motivadas a llevar una vida de pareja tal y como se concibe tradicionalmente, con su proyecto y su convivencia en el mismo espacio.

Después de mucho andar, hay quienes han llegado a la conclusión de que no desean tener una vida de pareja y que eso no les ha de limitar su derecho a la experiencia afectiva y sexual. Se establecen, entonces, relaciones en las que cada uno vive en su casa, compartiendo solamente los momentos en que se desea estar con la otra persona y manteniendo un amplio espacio de individualidad. Incluso, yendo un poco más allá, hay quienes se deciden por la soledad como estado principal, accediendo a una relación cuando les parece conveniente.

Ante estas preferencias, las psicoterapias se ven en la necesidad de ampliar el espectro y es en este punto en donde considero muy oportuna la exigencia de abrir la percepción porque si, como terapeutas, nos mantenemos en la posición rígida y limitada de lo de siempre, o sea, cuando la única pareja aceptable, sana y “normal” es la del matrimonio destinado a la reproducción bajo la bendición del cielo, (en cualquiera de sus presentaciones) estaremos beneficiando los intereses de no se sabe quién, pero obviando lo que nos compete, que es la salud psicológica de la persona que nos consulta.

Entonces… ¿Con qué criterio diferenciar lo que es enfermo de lo que no lo es, cuando el sistema de valores no concuerda precisamente con los presupuestos de salud?

Eso sería ideal, pero como no lo es, habrá que tener claro algún eje que nos permita ubicarnos a la hora de hacer un diagnóstico. Además del análisis de la biografía, la herramienta corporal es uno de ellos, ya que facilita la obtención de datos que permanecen fuera del control de las defensas del carácter.

Dicho de otra manera, evita la tentación de hacer trampa para mostrar que todo está funcionando genial cuando, consciente o inconscientemente, da miedo, vergüenza, o rabia expresarse con autenticidad y mostrarse vulnerable. El cuerpo no miente. Y si expresa sufrimiento, es porque hay sufrimiento. Y es precisamente este, el sufrimiento, el criterio para definir si la forma de vida emocional que se ha elegido está siendo funcional o no, en el ámbito de la salud psicológica. Y ya está, no hay mucho más.

Lo siguiente es trabajar para encontrar los motivos que han llevado a un estado de malestar, de soledad no elegida, de repetidos fracasos amorosos, de relaciones de dependencia, de obsesiones, de insatisfacción.

Por lo demás, vivamos y dejemos vivir a quienes han elegido formas no previstas, diferentes a las propias, no matriculadas en ninguna institución. Posiblemente este sea el comienzo de una mejor gestión de la vida emocional porque, desde luego, tal y como se ha llevado hasta ahora, no parece estar teniendo muy buenos resultados.

2 comentarios en “Relaciones Diversas, Psicoterapia Abierta

  1. Excelente artículo. Hoy por hoy todo es distinto. Las mujeres tenemos más derechos y más libertad,también más responsabilidades,salimos a trabajar y podemos criar a nuestros hijos,solas.,por ende ya no dependemos tanto “de las relaciones tipo familia Ingalls”. Nos abrimos más a los cambios y podemos tranquilamente mantener una pareja fuera de nuestra casa, disfrutar sin juzgamientos aquellos momentos en los cuales los dos decidimos estar y darnos nuestro tiempo en soledad,a mi entender,son las relaciones que mas prosperan porque la elección es diaria y sincera,sin obligaciones de por medio por un papel,hijos,economía o rutina.-
    A su vez,estamos aceptando las elecciones sexuales diferentes y sabemos que no todos deseamos igual pero que si,todos somos humanos y nos merecemos el mejor de los tratos.-
    Excelente artículo

  2. Si mantenemos la cólera, la rabia, el resentimiento o emociones negativas para
    con otros, significa que mantenemos sentimientos similares para con nosotros
    mismos. Si pretendemos el control y la perfección en el exceso podemos omitir la
    belleza del mundo y el devenir de la vida. El control y la perfección deben ser
    buscados dentro de uno mismo y no ser impuestos sobre otros. Debemos inspirar
    a otros, no conspirar. Déjelos cambiar en su crecimiento no fuerce ese
    crecimiento. Guíe y dirija con el ejemplo no con la fuerza.

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s