Ideas Obsesivas y Psicoterapia

Se trata de las ideas intrusivas que llegan a la mente de forma repetida, que generan gran tensión, angustia y agotamiento

Psicoterapia, ideas obsesivas

Se nos ha dado, como seres humanos, la posibilidad de pensar. Analizamos la información que nos llega a través de los sentidos. Decidimos actuar o no, decir o no. Así también, se nos avisa que somos dueños tanto de nuestros actos como de sus consecuencias, con lo cual, al ejercer como seres racionales gozamos también de una libertad que nos permite evolucionar, acertando y equivocándonos constantemente y aprendiendo de cada experiencia vivida.

Pero pensar, para algunas personas, se convierte en un problema. Esto sucede cuando el pensamiento deja de ser una función natural para convertirse en una maraña de ideas que van y vienen y que, lejos de procurar claridad, saturan el sistema vital bloqueando la capacidad de acción.

Se trata de las ideas intrusivas que llegan a la mente de forma repetida, que generan gran tensión, angustia y agotamiento. Se producen de forma involuntaria a sabiendas de que son absurdas, se alimentan de imágenes vividas, recuerdos, miedos o dudas cotidianas y, en ocasiones, se acompañan de algún acto que alivia la tensión, al menos momentáneamente y que, al hacerse también repetitivo, se convierte en lo que llamamos compulsión.

Esta es la dinámica obsesiva:

Aparece una idea en la mente. Es absurda, dañina, perturbadora, por lo cual se rechaza inmediatamente diciéndose a sí mismo/a algo así como: “esto no debo ni puedo pensarlo”. Es en este momento cuando se suele luchar para reprimir la idea y cuando empieza el problema. La idea no se va. Aparece por los rincones menos esperados y la vida se convierte en una batalla inmensamente estresante que, cada vez más, produce angustia y miedo.

Es decir, empeñado en aliviar esa angustia y ese miedo que produce la idea, al pelear con ella, lo único que se consigue es más angustia y más miedo. Y así es como se entra en la irracionalidad y se pierde el control de la mente y de las emociones.

Contaba Tolstoy que, cuando era niño, quiso entrar a un club en el que estaba su hermano. Para poder estar, tenía que superar una prueba de admisión, así que su hermano le dijo: “Quédate en el rincón hasta que dejes de pensar en un oso blanco”. Fue así como Tolstoy se pasó horas en el rincón pensando en osos blancos, repetidamente y sin poder evitarlo. No pasó la prueba.

¿A quién no le ha pasado? ¿Quién no ha tenido alguna vez este tipo de ideas intrusivas? Seguramente tú, que estás leyendo esto, recordarás algunos de estos episodios. Pero sabrás también que no es lo mismo una temporadita que meses o años con una dinámica crónica de ideas obsesivas.

Así pues, no ganamos mucho intentado convencer a una persona de que su idea no es lógica y que se la quite ya de la cabeza. Que no es lógica, ella lo sabe. Que se la quite de la cabeza, es lo que más quisiera pero no puede hacerlo diciendo: “ya no quiero pensar esto”. Lo que sí puede resultar liberador es ayudarle a aceptar ese pensamiento con toda su irracionalidad y su falta de lógica ya que la idea obsesiva, por absurda que sea, es mucho más poderosa que la lógica y la racionalidad, pero que el hecho de pensarla no implica que se haga realidad.

Psicoterapia en casos de Ideas Obsesivas

Una de las dificultades en estos casos es la tendencia a vivir en secreto el sufrimiento que produce la idea obsesiva, tal vez por miedo a los prejuicios sobre las enfermedades mentales o quizás por vergüenza, ya que las ideas intrusivas suelen venir “maquilladas” con temas perturbadores (recuerdos traumáticos, conductas sexuales que considera incorrectas, impulsos de hacer/se daño, etc.). Pero así como se lucha equivocadamente contra la idea, también supone un error no expresar la angustia, la ansiedad, la depresión o el miedo que produce.

Hay ocasiones en que se necesita ayuda para salir de nuestras propias marañas mentales. Cuando estas ideas empañan la percepción, cuando ya no se sabe qué es verdad y qué es mentira, cuando se confunde la consciencia del “yo soy” o, mejor, antes de que todo esto suceda, acceder a una ayuda terapéutica previene el asentamiento de trastornos que se podrían evitar con una adecuada y oportuna atención psicológica.

La Psicoterapia Caracteroanalítica con su herramienta Psicocorporal (Ver), actúa frente a la disociación entre los afectos y las ideas, razón por la cual aparecen pensamientos censurables para quien los padece. Cuando se consigue romper esta brecha reaparecen los afectos de forma espontánea y natural, lo que antes ocurría en forma de angustia, con su consecuente bloqueo neuromuscular y afectivo que resulta de la excesiva exigencia de autocontrol.

Sí, se puede estar mejor. Pero para estar mejor a veces hay que atreverse a transitar caminos desconocidos, especialmente cuando los de siempre no funcionan y, en cambio, sí impiden una vida en paz donde la salud es el faro y la alegría es la vía.

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s