El miedo a la Soledad y sus Estragos

Saber estar solo no supone, como algunos temen, egoísmo o aislamiento. Tampoco consiste en un permanente limbo ideal.

el miedo a la soledad - maria clara ruiz

Los miedos, tan humanos como incómodos, bloquean la capacidad para vivir con salud. Los hay de todos los colores y de todas las intensidades. Algunos son tan evidentes que paralizan hasta las más básicas funciones. Otros se encuentran enmascarados bajo actitudes que parecen contrarias a ellos mismos. Pero siempre dificultan, enlentecen, ponen trabas a la evolución natural de los procesos personales.

El miedo a la soledad es uno de los más frecuentes. En cualquiera de sus formas condiciona los comportamientos, las actitudes cotidianas, las elecciones y hasta la percepción del mundo que nos rodea. Cuando la base es el miedo, la equivocación suele permanecer a su lado.

La percepción del amor romántico pone su grano de arena en lo que se ha convertido en una especie de fobia a la soledad. Porque Blanca Nieves no podía ser feliz hasta que llegó el príncipe. Y Cenicienta mucho menos. El príncipe, por su parte, no podía ser feliz mientras no encontrara a su princesa y así, entre cuento y cuento, la realidad aparece sin saber nosotros qué hacer con ella.


Pero…¿De qué hablamos cuando nos referimos al miedo a la soledad?

Veamos algunos ejemplos:

* El más clásico, cuando en una relación de pareja poco o nada gratificante, se permanece bajo diversos argumentos como: “ya estoy mayor para reiniciar mi vida”, “no sé qué podría hacer sin el/ella”, “por mis hijos no puedo dejarle”, “pero si yo no se poner bombillas!!”… (Ver: Y ahora… ¿Quién te va a querer?)

* Cuando, por más que se haya intentado, la relación de pareja se rompe y no se da tiempo para hacer un duelo, sino que se inicia otra rápidamente con tal de no vivir el vacío.

* Cuando el grupo de amigos ha llegado a un punto muerto pero no se propone una transformación porque esta se vive como amenaza de ser excluido/a, amenaza que no pocas veces resulta acertada.

* En la vida profesional, cuando se permanece en un equipo o en una institución enferma que anula el progreso o abusa de sus miembros para sus propios fines pero que, a su vez, otorga una sensación de protección a la que es muy difícil renunciar.

* Cuando, a pesar del deseo y la necesidad, no se toman opciones diferentes a las establecidas, cumpliendo con las expectativas ajenas bajo la esperanza de que la recompensa de la aceptación compense el sacrificio.


¿Qué queda de todo esto? 

Tal vez una sensación de no-conflicto, lo que hace parecer que todo está bien. Si esto se quedara aquí no habría por qué preocuparse. Pero no es así. Porque detrás de esa supuesta armonía se encuentran otras emociones que también entorpecen la vitalidad como son la tristeza, la angustia, la rabia y la insatisfacción que, como no se suelen expresar directamente y a veces ni siquiera se llegan a hacer conscientes, se manifiestan como:


apatía, desmotivación, reiterados fracasos en las relaciones, trabajo o estudios, enfermedades psicosomáticas, etc.


Entonces, puestos a elegir, parece ser que afrontar el miedo a la soledad es la vía más práctica y también la más sana. Porque si no es así, se puede pasar la vida intentando tapar el sol con una mano, por ejemplo justificando constantemente lo que sucede alrededor, intentando adaptarse a todas las situaciones – incluyendo las más humillantes -, tropezando incesantemente contra la misma piedra fracaso tras fracaso afectivo, eligiendo sistemáticamente lo que no conviene, resintiéndose por toda clase de cambios, cierres o rupturas de procesos, etc.

Y a veces, a pesar de haberlo evitado de todas las maneras posibles, la vida nos ofrece la oportunidad de encontrarnos solos/as. Hasta el momento no he conocido a nadie —incluyéndome—, para quien la soledad no haya resultado una gran maestra. Cuando se logra aceptar y así dignificar la soledad, es cuando aparecen posibilidades antes insospechadas que, curiosamente, tienen todo que ver con la convivencia. Porque estar solo no es lo mismo que sentirse solo. Es decir, se puede estar solo pero no aislado y también se puede estar en medio de una multitud y sentirse desolado. (Ver: Las dos Caras de la Soledad)

Saber estar solo no supone, como algunos temen, egoísmo o aislamiento. Tampoco consiste en un permanente limbo ideal. Como la vida misma, la soledad implica momentos sublimes y otros escalofriantes, pero si en la vivencia del vacío uno descubre que es su mejor compañía, inmediatamente se convierte en la mejor compañía para los demás.


La paradoja del miedo a la soledad es que ésta sólo tiene un destino: la soledad.


Pero no hay que ser tan radical. Estar solo no quiere decir que hay que acabar con la pareja, dejar el trabajo o pasar para siempre de los amigos. Precisamente cuando hay pareja, trabajo o amigos, es imprescindible ejercer la soledad, en ese juego de retirada y cercanía, de tomar distancia para verse, para poder encontrarse sin por eso caer en dependencias y codependencias de las que tantas veces nos gustaría escapar. (Ver: Amor y Dependencia: del Sometimiento al Equilibrio y La Codependencia – Un “amor” que destruye).


Si estás solo/a y tienes miedo, te propongo un plan:

Apaga el móvil, el televisor, el ordenador y todo lo que te pueda distraer de ti mismo/a. Deténte unos minutos, no se si es mucho pedir que sean unas cuantas horas… Pon atención a lo que sientes y permanece en la emoción siempre que te sea posible. Sal a la calle y siéntate en una terraza a tomar un buen café o lo que más te guste. Este es sólo el comienzo de la gran aventura de vivir contigo mismo/a. El día que puedas responder afirmativamente a la pregunta: ¿Tendrías como pareja a alguien como tu?, la experiencia de la soledad te habrá dado un inmenso regalo.


Hacia la comprensión…

Hay momentos en que, por más análisis que hagamos y por más intentos por cambiar, el miedo a la soledad gana terreno y se hace necesario encontrar claves para desenmascararlo. El miedo habita cómodamente en cunas de algodón, creadas por nuestras propias historias de abandono, algunas de ellas tan antiguas que ya ni se recuerdan. Por esto es que a veces no basta con decidir que ya no habrá miedo, sino que hará falta un proceso de autoconocimiento, de consciencia y de cambio, que permita modificar esquemas antiguos de reacción que, aunque lo parezca, no son de ninguna manera naturales, sino que se han convertido en vicios caracteriales adoptados desde hace mucho tiempo y de los cuales resulta imposible escapar cuando no los hacemos conscientes.

Cuando el miedo está presente y somos conscientes de ello, inmediatamente aparece la oportunidad para resolverlo. Recordemos que el crecimiento personal muy pocas veces consiste en carecer de dificultades, sino en saber aprovecharlas para conocer qué es lo que nos impide fluir con nuestra propia naturaleza.

Un comentario en “El miedo a la Soledad y sus Estragos

  1. La Soledad, causa más frecuente de la desesperación y el suicidio………..

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s