Cuando la Terapia Funciona

A veces uno no sabe si debería iniciar una Psicoterapia. Se lo piensa tanto que tomar la decisión acertada resulta muy difícil. Algunos dicen que es imprescindible y otros que no sirve para nada. Pero llega un momento en que el conflicto se adueña de la calma y no parece haber otra solución más conveniente que pedir ayuda.

psicoterapia-caracteroanalitica

Viene entonces el siguiente paso: Encontrar a la persona en la que uno va a depositar su confianza, con la esperanza de resolver lo que tanto preocupa. En pocas horas se da uno cuenta de que terapeutas abundan y entonces surge la primera pregunta: ¿Con quién hacer una Psicoterapia? Sobre esto escribí cuando presentaba las páginas de esta web (ver).

Ahora bien, supongamos que hemos elegido después de saber que hay al menos treinta corrientes de Psicoterapia, todas diferentes, todas avaladas y todas convencidas de su eficacia. (ver). 


¿Cómo saber si la terapia está funcionando?

La Psicología ha evolucionado lo suficiente en el último siglo, como para asumir ciertas responsabilidades. Por esto es que el ambiguo “vamos a intentar, a ver si funciona“, actualmente no es un buen comienzo en un proyecto terapéutico. Se supone que un/a terapeuta está formado/a para responder al proceso en el cual acepta influir y que tiene la capacidad para proponer, junto con su paciente, condiciones y objetivos muy claros desde el principio  (ver).

Digamos que ya nos encontramos en este punto. Se ha elegido a un/a terapeuta y está claro el camino a seguir. Pasan los días y uno no sabe cómo valorar los resultados, que no se pueden medir como si uno hubiera comprado un horno o una batidora. Veamos los más básicos criterios que, de acuerdo con mi formación reichiana y mi experiencia profesional, pueden servir para seguir apostando por un proceso terapéutico.


La terapia SÍ está funcionando cuando…

  • Se amplía la percepción y el síntoma deja de ser lo único importante, vislumbrando lo que hay detrás de éste.
  • Se empieza a tomar contacto con el miedo, la tristeza y/o la rabia, además de otras emociones y sensaciones antes reprimidas y, por lo tanto, bloqueadas.
  • Poco a poco se van expresando y gestionando las emociones con más naturalidad, a la vez que cuerpo y mente se van sincronizando.
  • En ocasiones aparecen resistencias, que se elaboran dentro de las sesiones. Es comprensible que éstan aparezcan, ya que los cambios traen sus conflictos y el inconsciente es un excelente aliado de la tendencia a seguir como antes.
  • Cada vez más se da uno cuenta de que necesita y puede hacerse cargo de su proceso, con ayuda del/la terapeuta que acompaña pero no dirige la vida de su paciente.

La terapia NO está funcionando cuando…

  • Se pretende una solución espectacular de todos los problemas, en poco tiempo y sin mayor esfuerzo.
  • Se va a la sesión a recoger respuestas y consejos, sin entrar en la experiencia de descubrir las propias verdades.
  • Se queda todo en la cabeza, como si no existiera el resto del cuerpo y nada tuviera éste que decirnos sobre nuestros procesos psicológicos.
  • Todo es muy cómodo y agradable, sale uno contento “siempre” después de cada sesión, en la que nada se mueve y nada se cuestiona.
  • No pasa nada en la vida fuera de la sesión, ni para bien ni para mal.

Una Psicoterapia no consiste en comprar un paquete de recetas para esquivar los dolores de la vida. Consiste en despertar los recursos que ya son nuestros, para ponerlos a funcionar en favor de nuestra salud.

Paciente y terapeuta trabajamos mano a mano, no para adaptar y moldear conductas sino para encontrar aquellas claves que permitan recuperar el equilibrio, que se ha ido perdiendo en un camino en el que la represión ha sustituido a la expansión  y en el que las defensas del carácter parecen haberse convertido en la única marca de identidad.

Elegir adecuadamente la terapia y al/la terapeuta es un primer paso, tan importante como  permanecer e implicarse activamente en el proceso. Recordar que no hay ningún motivo para “salvarse” de la gestión de la propia vida sino que, por el contrario, la salud consiste en atreverse a vivirla con consciencia y en libertad.

3 comentarios en “Cuando la Terapia Funciona

  1. Respondiendo a tu comentario y a tu email anterior, te sugiero que continúes en tu búsqueda de un terapeuta en tu país. Yo estoy en España y en ocasiones realizo terapia Online. Sin embargo, propongo primero que la persona busque un terapeuta que esté cerca pues la terapia cara a cara es lo mejor. Saludos.

  2. Muchas Felicidades por los Acertados Comentarios y no quedarse en la Apariencia y Profundizar en las Causas o la Verdades detrás de los Síntomas o efectos aparentes, con Agradecimiento al Tu Equipo, Saludos con Respeto y Aprecio, Bernardo.

  3. Gracias x responder interesante leí sobre desequilibrio emocional de q yo vengo sufriendo de chica q x tiempo estoy mejor con tratamientos y luego caigo en lo mismo nuevamente gracias

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s