¿Estabilidad? o… ¿Estancamiento?

El hecho de que no pase nada en tu vida no quiere decir que seas una persona estable. Y el que tu día a día sea un caos tampoco asegura que estés gestionando adecuadamente tu salud

terapia-para-el-cambio

Hay quienes acuden a una Psicoterapia a pesar de que su entorno lo considere innecesario, por la falsa idea de que los psicólogos se limitan a tratar con gente “loca”. Hay quienes saltan de la silla ofendidos ante la sugerencia de revisar su situación emocional, por creer que sólo los cobardes piden ayuda. Hay quienes consideran que mientras nada duela demasiado, no hace falta mover el avispero. 

Sí, se puede vivir bajo mínimos. Se puede estar regular y conformarse con poco. También se puede pretender poner buena cara hacia afuera y “llevar la procesión por dentro”.

Se puede conseguir un estado de inercia con la vida, para no tener que pasar por la incomodidad de sentir algo. Porque sabemos que cuando uno se abre al amor, a la alegría, al placer o al deseo, también ha de estar dispuesto a aceptar la tristeza, la frustración, la impotencia o el vacío. No podemos elegir sentir sólo lo que nos gusta. Hay cosas que no dependen de nuestra voluntad.

Pero otras sí. Podemos elegir cómo gestionar las emociones. No podemos evitar la pérdida de una persona querida pero sí podemos decidir hacer un trabajo consciente de duelo. No podemos controlar que algunas experiencias nos produzcan rabia o tristeza, pero si podemos activar los recursos internos para que estas emociones no nos dañen. Y también podemos elegir una vida en tonos grises o en armónicos y variados colores algo más intensos.

Porque la estabilidad no es lo mismo que el estancamiento. Estancarse supone dar la espalda a las experiencias que nos mueven, que nos hacen cambiar, que nos ofrecen incertezas. Estancarse es creer tenerlo todo claro mientras se mira el mundo desde lejos. Estancarse es morir en vida. 

Estabilidad es armonía en el movimiento. Es ser capaz de afrontar los conflictos, de resolverlos, de tomar decisiones y asumir las consecuencias. Es poder abandonarse al amor y no por eso romperse en pedazos. Es fluir, dejarse llevar en los tiempos buenos y en los no tan buenos. Es confiar en el cuerpo que habitamos. Estabilidad es hacernos cargo de nosotros/as mismos/as. 

El hecho de que no pase nada en tu vida no quiere decir que seas una persona estable. Y el que tu día a día sea un caos tampoco asegura que estés gestionando adecuadamente tu salud.

¡Mueve el avispero! Seguro que de allí saldrán incontables ideas para hacer de tu mundo un lugar más hermoso e interesante de lo que imaginas en tus mejores sueños.

2 comentarios en “¿Estabilidad? o… ¿Estancamiento?

  1. En realidad muchas personas creen que su vida es estable cuando en realidad están estancadas. Muchos prefieren quedarse en una relación donde no son felices, en un trabajo que odian, estudiando una carrera que no les gusta, por el simple hecho de no hacer el cambio porque según ellos su estabilidad se vera amenazada, pero en realidad lo que corre peligro es la felicidad. Por eso tenemos que cambiar de opción si algo en nuestra vida no nos agrada, el cambio es aprendizaje y cuando aprendes creces.

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s