Ansiedad ante la Muerte

Mirar a la muerte a la cara, acompañados por alguien que nos oriente no sólo aplaca el terror, sino que vuelve a la existencia más rica, intensa y vital. Trabajar con la muerte nos enseña sobre la vida. – Irvin Yalom –

miedo-a-la-muerte

La ansiedad ante la muerte era uno de esos temas escondidos en mi lista de “pendientes”. Me preguntaba cómo abordarlo porque es muy fácil hablar o escribir en desconexión con las propias emociones. Sin embargo, por bonitos juegos de palabras que consigamos, un escrito no tiene sentido si quien lo crea escapa de su implicación. Por esto es necesario el ejercicio de sentir, aunque haya que esperar algunos meses antes de hablar.

Morir, morimos todos. Y qué poco se habla de la muerte. Es un tema que se suele pensar y sufrir en secreto causando heridas que a veces ni siquiera llegan a hacerse conscientes

–”Mejor no hablemos de eso”,  decimos. Otras veces la tendencia es a racionalizar la muerte. Así, se habla de ella como si se tratara de un trámite más, con la actitud de quitarle hierro al asunto y en ocasiones con la pretensión de aparentar que se conoce todo acerca de ella, incluyendo lo que pasa después. Como en cualquier análisis sobre la política, la moda o las últimas películas, abundan las discusiones sobre si hay vida después de la muerte o si todo sucede como si se apagara una luz para irse a dormir eternamente.

Aunque hay indicios de una idea y de la otra, tenemos que aceptar que NO SABEMOS. Y no lo sabremos hasta que nos suceda, por más intentos que hagamos de controlarlo todo.

Mientras tanto, algunas personas viven en una constante ansiedad por ese momento. La muerte nos pisa los talones desde que nacemos y no siempre podemos descifrar nuestra relación con ella

Sucede a menudo a quienes no han tenido la oportunidad de recibir información adecuada. Ante la muerte de abuelos y otras personas cercanas, no sólo no se les ayudó a elaborar y comprender la pérdida sino que se les ocultó la mayor parte de la experiencia, seguramente con la intención de protegerles y también por la propia incapacidad de los adultos para afrontarla.

Sucede también cuando se experimenta una crónica dificultad para entender y expresar las emociones. La  rabia, la tristeza o el miedo que no se expresan son el mejor caldo de cultivo para una energía estancada en un cuerpo que no pulsa.

Así, la inminente presencia de la muerte tortura en las noches de insomnio y en las pesadillas. Aparece en las experiencias de abandono y de pérdida, amenaza con arrebatarnos el equilibrio en los momentos de cambio.

Por esto, entre otros motivos interesa resolver lo que se haya quedado pendiente, incluyendo las experiencias conflictivas de los primeros años.


¿Qué es lo que produce el miedo a la muerte? 

Algunas personas confiesan su pena por la idea de encontrarse en ese momento y darse cuenta de que no hicieron lo que hubieran querido. Otras se sienten heridas de antemano por perderse los acontecimientos que sucederán en su ausencia. Otras se sienten impactadas por la segura experiencia de entrar en lo desconocido.

En el mundo de la Psicoterapia sabemos que el miedo y la ansiedad irracionales ante la muerte aparecen con frecuencia cuando la insatisfacción con la vida nos impide disfrutarla. La insatisfacción se refleja en la sensación de no estar viviendo, en la constante nostalgia de un pudo haber sido, que nunca fue.

Por esto, en vez de evadir la idea de la muerte podemos tomar consciencia de ella, pues esta consciencia nos sirve como un despertar que nos dará la oportunidad de aceptar los cambios vitales. No se trata de pasarnos los días y las noches torturándonos porque algún día moriremos. Se trata de vivir mientras podamos en el aquí y el ahora, para que el día de morir nos encuentre en paz con la experiencia de haber vivido.

Tomar consciencia de la muerte nos puede poner de cara con nuestros más oscuros rasgos de carácter. Entraremos en territorios nunca antes transitados, pero nos dará una claridad más nítida sobre el sentido de la vida. 

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s