Irse de Casa, superando Obstáculos

“Yo me muevo con el tiempo. Soy las ganas de vivir, las ganas de cruzar, las ganas de conocer lo que hay después del mar. Yo espero que mi boca nunca se calle. También espero que las turbinas de este avión nunca me fallen. No tengo todo calculado ni mi vida resuelta. Sólo tengo una sonrisa y espero una de vuelta” –Calle 13, La Vuelta al Mundo–

salir-casa-de-padres-impedimento
Imagen de TheDigitalWay en Pixabay

Las evoluciones personales nos llevan inevitablemente, en algún momento de la vida a salir del hogar de nuestra infancia, por lo general cuando dejamos atrás la adolescencia para  empezar una vida adulta. 

Actualmente este cambio se detiene o se aplaza a menudo, dadas las pocas oportunidades de estabilidad laboral a las que pueden acceder los jóvenes, que encuentran más de un obstáculo para responder a lo que les va pidiendo el cuerpo: Autonomía, independencia, experiencia, riesgo, aventura.

Sin embargo, algunos consiguen escapar de los impedimentos y se lanzan a la aventura, resistiéndose a los inconvenientes que imaginan encontrar fuera de casa. 

irse-de-casa-paterna
Ver… La Piel y la Distancia

Inconvenientes sí, los habrá, como en todo cambio que  hacemos en la vida. Lo que no puede ser es que el miedo a fracasar en este tránsito sea tan poderoso que bloquee la necesaria transformación.  

A la dificultad práctica se pueden sumar otros atascos más o menos concretos o visibles. Y es aquí donde a veces se encuentran sorpresas a la hora de tomar la decisión o incluso ya habiendo hecho el cambio.

Y es aquí donde entra a jugar el factor emocional, que da un fondo detrás de las formas que a veces nos engañan. Por eso es que interesa coger con pinzas aquella rápida e incuestionable respuesta que se limita a lo económico cuando preguntamos a alguien qué le impide salir de casa.

Ante una pregunta incómoda la respuesta tópica puede resultar efectiva. “Es que no tengo dinero”. Nadie es quien para urgar en la cartera de los demás pero no es raro que cuando alguien se decide a indagar dentro de sí mismo, aparezcan otros motivos que también son importantes, como por ejemplo:

😩 Miedo. Sabemos que lo conocido, aunque incómodo y a veces insufrible resulta más fácil que asumir la incomodidad de un cambio. Es difícil encontrarse absolutamente preparado para una vida autónoma cuando, como sucede con todas las transformaciones, no se sabe qué va a suceder. 

goce-vivir-lluis-llach
Ver… El goce de estar Vivos/as – La Joia – Lluís Llach

😳 Mensajes contradictorios del entorno. Hacer parte de un grupo social o familiar supone que nuestros movimientos y decisiones afectan necesariamente al sistema. Así, la marcha de un/a hijo/a, por más deseada que sea, implica también una revolución al interior del hogar que se abandona. A veces la familia no está tan preparada para este cambio y pueden surgir contradicciones, comentarios y actitudes como…. “Ya es hora de crecer” y a la vez… “Pero qué te falta aquí para que te quieras ir?” O el clásico discurso resumido en … “Tienes  que asumir tus responsabilidades”, mientras se le tiende la cama, se le recoge el plato y se le hace el bocata para el almuerzo. 

🙃 Roles inadecuados. No resulta fácil salir de casa cuando se han asumido roles que no corresponden al lugar coherente en la familia, en este caso el de hijo o hija.  Algunos hijos, dándose cuenta o no, han cubierto desde niños vacíos y ausencias actuando por ejemplo el papel de “hombre  de la casa” ante la pérdida o abandono del padre. Tampoco son raros los casos en que se han invertido los roles entre padres/madres e hijos/as, asumiendo los hijos responsabilidades maternales o paternales hacia sus propios padres. Entonces, ¿Cómo atreverse a volar dejando en el nido vacío a una madre o un padre que depende de su hijo/a para sobrevivir emocionalmente?

psicologa-para-que-sirve-ir
Ver… Yo voy al Psicólogo… ¿Y qué?

😚 Lealtades. En la misma línea, puede haber todo tipo de sentimientos de lealtad hacia uno o más miembros de la familia. “Me quedaré contigo para siempre”, parecen haberse jurado alguna vez. Cuando esto deja de ser real, por simple evolución y desarrollo personal, no todas las personas encajan el cambio y por lo tanto no todas las personas consiguen actualizar los vínculos. Un conflicto puede aparecer entonces en quien desea marchar para seguir creciendo, mientras el sentimiento de culpa le arrebata las fuerzas para dar el salto. 

😧 Valores y prejuicios. Aún con los avances que como sociedad vamos logrando, puede subsistir un pozo de antiguos mandatos que históricamente acompañan a los sistemas familiares. Aunque nadie se lo crea ya, de vez en cuando siguen apareciendo esos impertinentes fantasmitas resonando en el interior con sentencias como… “Una mujer decente sólo se va de casa para casarse y tener hijos”… “Alquilar es tirar el dinero a la basura, reflejo de un fracaso”… “Nosotros no tenemos la suerte que tienen los demás”… “Lo primero es tener trabajo fijo y definitivo”…  

mandatos-familiares-lealtades-pactos
Ver… Pactos inconscientes, fantasmas que van y vienen

Por estos y por otros motivos, puede suceder que al intentar salir de casa los obstáculos se interpongan en el proyecto. Y también puede ocurrir que ya fuera aparezcan inesperadas emociones y sensaciones como ansiedad, angustia, temores irracionales, depresión, sentimientos de abandono, confusión, caos… que no significan como a veces se piensa que la decisión de volar por cuenta propia haya sido equivocada, aunque sí son muy importantes de resolver para continuar el camino con salud y fluidez. 

Porque hay que salir de casa, tarde o temprano. Es el momento de probar, de experimentar formas de vida, soledades, compañías, de adquirir autonomía para ir definiendo una identidad más sólida y esto será muy difícil de conseguir permaneciendo en las dinámicas familiares infantiles. 

Las dificultades que se encuentren pueden ser superadas a medida que sucedan. Y todo lo que surja en la experiencia de la vida fuera del hogar, puede ser una gran oportunidad para seguir creciendo. 

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s