Tristeza o Depresión… ¿Qué más da si me siento fatal?

No estás mal por sentirte triste y tampoco por estar deprimido/a. Pero en cualquiera de los dos casos lo que sí estaría bien sería revisar la gestión de este estado, ya sea temporal, reincidente o permanente

depresión-tristeza-diferencias
Foto: geralt

¿Estás triste? o… ¿tal vez deprimido/a? Puedes pensar… ¿Qué más me da, si de cualquier manera me siento fatal? 

Pues sí que es importante saberlo, ya que las causas y sobre todo lo que determina la recuperación difieren bastante en un caso o en otro. Una persona puede estar triste o temporalmente deprimida y su situación es radicalmente diferente a la de otra que sufre una depresión crónica.  

No estás mal por sentirte triste y tampoco por estar deprimido/a. Pero en cualquiera de los dos casos lo que sí estaría bien sería revisar la gestión de este estado, ya sea temporal, reincidente o permanente. 

depresión-invisible
Ver… La Depresión y sus Síntomas visibles… e Invisibles

La tristeza es una respuesta sana y normal ante cualquier adversidad y hoy día sabemos que la mayor parte de los episodios de tristeza están relacionados con las pérdidas que vivimos. La clásica es la  muerte de una persona querida pero esto no acaba aquí. “Pérdida” también se refiere a una separación, un traslado o emigración, el cambio de un rol social, transformaciones que vienen con el anhelo de regreso a las condiciones anteriores. 

Aún en estos duros  momentos, la tristeza no debería impedir buscar ayuda, confiar en los apoyos y saber que se está en un pozo del que se saldrá tarde o temprano gracias al paso del tiempo. Es decir, aún en los peores momentos el futuro espera mientras alumbra el camino. 

Digo confiar en los apoyos, pero… “¿CUAAALES APOYOS?” preguntarás indignado/a, milisegundos antes de hacer click para hacer desaparecer de una vez por todas estas palabras de tu vista. 

dependencia-y-soledad-un-llanto-de-colores
Ver… Un llanto de Colores – Dependencia y Soledad

Si después de todo sigues aquí, entenderás que a veces el camino se torna más pedregoso cuando las ayudas que esperabas encontrar no responden como te hubiera gustado y al mal rato se le suma la decepción.

En estos casos, el futuro seguirá alumbrando aunque a veces se disipe la luz, pues los esfuerzos son mayores pero aún así el sentimiento de autoconfianza y de valor personal permanecerán intactos. 

Aún así, esto no quita que a veces haya sentimientos puntuales de depresión y no sólo de tristeza. Hablamos de depresión en el sentido de una desorganización interna, lo que es inevitable después de una experiencia de pérdida.

Puede haber temor, rabia, esperanza, satisfacción, frustración, miedo, o partes o todo eso combinado, como hacemos con los batidos de frutas para refrescarnos en un día sofocante de verano. 

El problema no está en sentir todas esas cosas. El problema está en no poder expresarlas al mundo exterior, como cuando dejamos olvidado el vaso con el batido y la física hace que se separen sus ingredientes y se empoce el agua, hasta que lo removemos de nuevo. 

psicologa-necesario-si-tengo-amigo
Ver… Si uno tiene un amigo… ¿Hay que tener un Terapeuta?

Cuando no hay movimiento, o sea cuando no hay intercambio entre las sensaciones que componen la tristeza y el mundo exterior, es cuando aparece la depresión propiamente dicha y ahí permanecerá hasta que seamos capaces de reconstruir nuevas formas de estar porque las de antes no van a ser posibles por más que lloremos. 

Por eso es que la misma depresión, temporal y  transitoria asociada a una pérdida, así como es tan desagradable, tan penosa y confusa, no deja de hacer parte de un proceso de adaptación a las nuevas circunstancias. 

Lo que se espera es que cuando se puedan construir nuevas experiencias, actividades, relaciones, afectos y emociones, se restablezca también el talante de antes, por supuesto manteniendo ese rinconcito en el corazón donde guardamos nuestros más preciados recuerdos.  

Entonces, una persona puede estar deprimida y eso no le convierte en fija candidata al trankimacin o al diacepam, aunque lamentablemente acabe consumiéndolos con el beneplácito de  una sociedad esclava del consumo farmacológico. 

miedo-a-la-felicidad
Ver… ¿Por qué me siento tan mal si todo me va tan bien?

La realidad es que un sistema bioenergético sano está capacitado para tolerar las sacudidas emocionales, para sufrir desequilibrios temporales y para reconstruir el puzzle de la vida después de una tormenta. Por eso es que…

Tanto si estás pasando por un periodo de honda tristeza como por un estado depresivo o por una depresión crónica, has de saber que no sólo eres parte del problema sino también de la solución y que las decisiones para sobrellevar tu estado determinarán en gran medida su destino. Nunca es tarde para tomar las riendas de tu vida. 


Nota:  Este artículo está basado en el capítulo: “Tristeza, depresión y trastornos depresivos”, del libro: “La Pérdida” Autor: John Bowlby. Ver más en Biblioteca. 

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s