Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Català | English | Castellano
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Català | English | Castellano

Aunque me equivoque en la Esperanza…

En la hermosa novela “Los Desorientados”, de Amin Maalouf, Adam responde a Semiramis cuando ella pone en duda su plan de reunir a los amigos después de 25 años de exilio

Tamaño:
MODO:
LECTURA:
2 mins

18 de Diciembre – Día Internacional de las Personas Migrantes

En la hermosa novela “Los Desorientados”, de Amin Maalouf, Adam responde Semiramis cuando ella pone en duda su plan de reunir a los amigos después de 25 años de exilio:

“Más vale equivocarse en la esperanza que acertar en la desesperación”

Ella le pregunta si este es su lema y él prosigue:

No es una norma de vida, sólo una exigencia de honradez. Resulta demasiado fácil afirmar que nunca habrá paz, que las personas no podrán nunca vivir juntas, y esperar el cataclismo con los brazos cruzados y una sonrisa burlona en la comisura de los labios para poder decir cuando llegue el diluvio: «Lo sabía, lo había anunciado». En esta parte del mundo, quien profetice la desgracia puede estar casi seguro de que el porvenir le va a dar la razón. Si predices una guerra dentro de los diez próximos años, no quedarás mal. Si predices que éste y ese otro se matarán entre sí, lo más probable es que lo hagan. Si quieres arriesgarte, tienes que predecir lo contrario. Yo, hoy, a esta pequeña escala mía, no tengo más ambición que reunir a nuestros amigos de antes para que podamos tener todos juntos un intercambio cortés e ilustrativo. ¿Es demasiado pedir? –A. Maalouf

Predecir lo contrario… arriesgarse…

Las personas seremos valoradas por nuestra inteligencia, nuestra humanidad o nuestra capacidad de amar y no por nuestro color de piel, nuestro acento o nuestra nacionalidad. Será en ese momento cuando comprenderemos que no hay seres humanos legales o ilegales y en cambio habitaremos un planeta común mientras borramos de este mapa inventado las fronteras que dividen, que hacen daño y empobrecen. Derrumbaremos el miedo hecho prejuicio para dar paso a la auténtica mezcla de culturas y aceptaremos encontrarnos en la magia de las afortunadas diferencias. Y así por fin mereceremos el lugar en este mundo, donde hay sitio para todos.

Lo creo… o quiero creerlo… aunque me equivoque en la esperanza.

Gracias por compartir este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

¿Quieres más información?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad