Dependencia y Soledad – Un llanto de Colores

dependencia-y-soledad-un-llanto-de-colores

Todo le confundía, menos una única certeza: la necesidad apremiante de contacto y un temor insoportable al abandono, aunque en ese momento, aprovechando su perezosa capacidad de justificar lo injustificable en las mañanas, se dijo en silencio una sola verdad incuestionable: que acompañada, lo que se dice acompañada, no estaba.