¿Cómo hubiera sido?

¿Fue acertada tu decisión? –me preguntan. Mudarme a otro país o a una ciudad diferente. Apostar por un proyecto y asumir los riesgos. Quedarme sentada en el banco de una estación viendo un tren partir sin mi. Decir adiós, bienvenida, hasta pronto, cumplir una promesa o no cumplirla. Leer Más

Depresión… ¿Cómo no?

Pero la realidad se empeña en traicionar la perfección, cayendo el cuerpo indomable en la trampa de los pasteles de la esquina o en la creativa lógica del artista. El SI que suena tan lleno de nada, parece un llanto más que una afirmación. Ganar está tan lejos, que haría falta una escalera con peldaños infinitos para llegar. Lo que uno es y lo que se se supone que debería ser no suelen ir de la mano. Leer Más