Duelos, tatuajes de nuestra biograf√≠a

terapia-duelo-denia

Resolver un duelo significa recuperar la capacidad de vivir con salud. Y salud significa consciencia. Y a veces consciencia significa tristeza, rabia o decepción, luego por fin paz, serenidad o alegría… y hasta la próxima

Crisis Vitales ‚Äď 10 reflexiones

crisis-emocional-terapia

Crisis es la llamada a un tiempo de reestructuración. No es toda la vida. Pero si no se le quiere ver, si en vez de barrer la casa por dentro se mete el polvo debajo de la alfombra, no tardará en manifestarse una y otra vez, hasta que por fin le hagamos caso. Crisis es una imperiosa necesidad de cambio

Terapia Online – Por qu√© s√≠, Por qu√© no

terapia-psicologica-online-sirve

No soy fan de la terapia online. Tampoco soy su enemiga. La considero un recurso valioso (y a veces MUY valioso), cuando la asistencia presencial resulta inviable. Me llegan a la mente cantidad de rostros de hombres y mujeres con quienes he pasado horas a trav√©s de la pantalla y que han confiado en mi propuesta de terapia online, despu√©s de una primera entrevista para valorar su conveniencia. Personas con una exquisita diversidad, hispanohablantes, espa√Īolas o latinoamericanas de todas las edades, viviendo en cualquier parte del mundo. Todo un privilegio.

Llenando Vac√≠os, del Placer a la Compulsi√≥n

compulsion-evitando-vacio

ūüí• Da igual lo que sea, coche, m√≥vil, casa, comida, trabajo, sexo, formaci√≥n, informaci√≥n, contacto o redes sociales... Tal como sucede con las drogas, la ilusi√≥n del primer subid√≥n cae en picado cuando el efecto de la novedad ha pasado, lo cual hace necesaria una nueva dosis que apacig√ľe el baj√≥n consecuente. Y as√≠ sucesivamente... no hay vac√≠o, ni silencio, ni contacto, ni paz verdadera. En momentos en que la falta deprime y la b√ļsqueda compulsiva toma la delantera, ya no podemos hablar de placer

Psicoterapia – Que el Remedio no sea peor que la Enfermedad

psicoterapia-iatrogenia-o-mala-praxis

ūüí• Tanto en Psicolog√≠a como en Psicoterapia, la buena voluntad de quien se ofrece a ayudar no es suficiente sin un terreno s√≥lido en el cual apoyarse para acompa√Īar procesos coherentes, capaces de resolver los conflictos y de conseguir, precisamente, que alg√ļn d√≠a esa persona ya no necesite, ni la terapia ni a nosotros, los/las psicoterapeutas.