¿Cómo es una sesión de Psicoterapia?

La aventura en la búsqueda de una Psicoterapia nos puede llevar a lugares insospechados

Foto: Yolanda Carrascosa - http://gogoz.es
Foto: Yolanda Carrascosa – http://gogoz.es

Llega un momento en que uno piensa que acudir a un psicólogo es buena idea, ya sea por alguna dificultad específica o por la sana necesidad de revisar y sentirse acompañado en el proceso personal. A partir de esta motivación se emprende la búsqueda de una terapia, con la expectativa de encontrar a quien sintonice con nuestra idea.

La aventura en la búsqueda de una Psicoterapia nos puede llevar a lugares insospechados. Porque “Psicoterapia” no es una idea fija o un tratamiento específico. Y psicólogo/a no es alguien que hace lo mismo que los demás que se han sacado el mismo título.

Existen más o menos 30 corrientes psicoterapéuticas aceptadas oficialmente como tales. Esto quiere decir que escribir en google “busco psicólogo”, va a proporcionarnos una primera aproximación, pero también que los 897.000 resultados que arrojará el buscador en 0,39 segundos, significarán 897.000 formas de trabajar amparadas, en el mejor de los casos, por una metodología y un paradigma de pensamiento. 

No me corresponde a mi decir qué sirve y qué no sirve. Pienso que si estas 30 corrientes están avaladas es porque todas tienen algo valioso que aportar aunque hasta ahora, afortunadamente, no se ha creado la varita mágica para salvarnos de la propia responsabilidad por nuestra salud, siendo las psicoterapias caminos para ayudar a otros a encontrar el alivio del sufrimiento emocional, en cualquiera de sus formas e intensidades.

Y también hay que aclarar que, a veces, es más importante el quien que el qué. Porque una psicoterapia efectivísima puede resultar contraproducente cuando quien la ejerce no tiene las condiciones humanas necesarias para el acompañamiento.

(Ver: ¿Con quien hacer una Psicoterapia?).

Dentro de las Psicoterapias avaladas oficialmente está la Psicoterapia Caracteroanalítica, de la cual soy especialista. (Ver). Con frecuencia me preguntan cómo es una sesión en este enfoque terapéutico ya que, a pesar de la literatura existente, quedan bastantes inquietudes al tratarse de una psicoterapia psicocorporal, poco ortodoxa. Así que intentaré responder a la pregunta aunque sospecho – y deseo- que después de esto surgirán algunas más.

No hay dos pacientes iguales. Y por eso mismo, tampoco hay dos sesiones de terapia idénticas.

La sistemática sirve para guiarnos, para prevenirnos de la dispersión cuando estamos inmersos en el mundo del inconsciente, de lo no verbal, de lo corporal, de la relación entre dos personas que se encuentran con un objetivo determinado. Pero no se trata de un acto mecánico en el que dos máquinas se conectan para decir lo que hay que hacer y conseguir. La cosa es más compleja y también más interesante para las dos personas.

Como he explicado en otro espacio del blog (Ver), dentro de los encuadres terapéuticos se encuentran la Psicoterapia Breve Caracteroanalítica (PBC) y la Vegetoterapia o Psicoterapia Profunda (VC). Los dos encuadres tienen diferencias tanto en el desarrollo de las sesiones como en los objetivos terapéuticos, definidos a partir de un diagnóstico diferencial. A quienes quieran profundizar sobre las características, tanto del diagnóstico como de cada encuadre psicoterapéutico, sugiero acceder a los libros de Xavier Serrano (Ver Referencias), director de la EsTeR (Escuela Española de Terapia Reichiana), quien ha sistematizado el diagnóstico y la PBC y los de Federico Navarro, quien en su día realizó el inmenso trabajo de sistematizar la propuesta terapéutica de Wilhelm Reich.

Tanto en la sesión de Psicoterapia Breve como en la de Vegetoterapia Caracteroanalítica, el trabajo corporal es la herramienta principal, que consiste en el desbloqueo de las tensiones que residen en la musculatura a diferentes niveles y que reflejan un malestar, un síntoma, un carácter.

A partir de lo que sucede con el cuerpo, se verbalizan las experiencias asociadas a la historia personal y a las vivencias cotidianas, dando así un nivel de comprensión más amplio mientras se recuperan las funciones biológicas naturales que permiten un cambio psicológico.

Escribir las cuatro líneas anteriores me costó 5 minutos. Conseguirlo en la vida real cuesta algo más. Se trata de un proceso y su duración depende de variables de todo tipo, que son tomadas en cuenta y comentadas con el/la paciente desde la primera sesión, a partir del diagnóstico.

Concretando, en una sesión de terapia reichiana hay un tiempo para el trabajo corporal y otro tiempo para la verbalización. Hay tiempos para el silencio y también para la risa, para el llanto, para la expresión de las necesidades y de las emociones y la relación entre el paciente y su terapeuta es una base fundamental.

En las sesiones de Psicoterapia Breve Caracteroanalítica se trabaja fundamentalmente lo actual, aunque siempre viene bien echar mano de la historia para entender las formas caracteriales que nos llevan a actuar de determinadas maneras o a percibir las relaciones, el trabajo, el mundo de una forma o de otra. En las de Vegetoterapia Caracteroanalítica entramos en la historia con más profundidad despertando, descubriendo nuestra biografía y recuperando de manera más definitiva la naturaleza de las funciones biológicas y psicológicas sin desconocer el contexto social en el que están inmersas.

Por esto se dice que la Psicoterapia Reichiana trabaja en una dimensión bio-psico-social.

Para el desarrollo de las sesiones, el espacio terapéutico está adecuado con una mesa y un diván que se usa para el trabajo con el cuerpo. Es un lugar donde se garantiza la confidencialidad, que es una de las condiciones para cualquier psicoterapia. Aparte de esto, cada terapeuta incluye en su consulta lo que le parece oportuno para lograr calidez y armonía, imprescindibles en cualquier espacio donde la calidad humana es el valor más preciado.

A estas alturas de mi escrito, confirmo que no es posible describir una sesión de psicoterapia paso a paso, sin caer en reduccionismos. Porque como decía al principio no hay una persona igual a otra ni dos sesiones idénticas. Aunque hay una metodología que nos sostiene, hay sobre todo una persona que necesita que se le vea como tal y no como un número o una ficha más en el cajón de “casos por resolver”.

La Psicoterapia Caracteroanalítica es una opción terapéutica, que cada vez me convence más por las herramientas con las que cuenta y los buenos resultados que suele obtener.

No es una colección de ejercicios para conseguir un efecto determinado. Es el arte de permitir que sea la propia persona quien descubra sus formas más saludables en el proceso de autoconocimiento, respetando sus diferencias, su historia, sus elecciones, su libertad, mientras le ofrecemos los recursos que nos da el trabajo reichiano.

Un comentario en “¿Cómo es una sesión de Psicoterapia?

  1. Su artículo colocó muy bien lo que se proponía que era destacar su línea terapéutica y la originalidad que implica cada sesión. Lo que gustaria saber es como trabaja los sueños en su enfoque, que es um tema que yo he abordado ya en un libro desde una perspectiva compreensiva-existencial. Si anda con ganas escriba sobre este punto. Gracias.

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s