La Salud Psicol贸gica en tiempos de Crisis

En estos tiempos la palabra “crisis” se pronuncia miles de veces al d铆a. Ahora es com煤n encontrarse con alguien en cualquier lugar y r谩pidamente empezar a hablar de la mala situaci贸n por la que estamos pasando, comentando las 煤ltimas noticias cada vez m谩s desesperanzadoras.

crisis-social-psicologia

“Crisis” es una de esas palabras que, de tanto pronunciarlas, ya significan todo y nada, pero lo que s铆 est谩 claro es que el estado actual de las cosas est谩 suponiendo estragos en las vidas de millones de personas en el mundo.

Lo m谩s frecuente es referirnos a la crisis en t茅rminos de dificultades econ贸micas, de desempleo y de p茅rdida de recursos a los que tenemos derecho y que nos han sido despojados por varias razones, casi siempre injustas. Cansancio, desaz贸n y miedo llenan los ambientes, dejando muchas veces una sensaci贸n de impotencia o, en el mejor de los casos, rabia e indignaci贸n que empujan al movimiento y a la protesta. Esa 煤ltima ser铆a la respuesta esperable, vista desde la 贸ptica de la salud psicol贸gica y social. Lo que faltar铆a, claro est谩, es que la expresi贸n de la disconformidad tambi茅n fuera censurada y dosificada, lo que traer铆a otros problemas junto con los ya existentes, producto de la represi贸n y la sinsalida. No permitamos que esto ocurra.聽

Pero la crisis no es solo econ贸mica. La crisis actual contiene una parte 铆ntima, emocional y moral.

Creo, como otros lo han dicho ya, que a esta crisis econ贸mica le acompa帽a una crisis personal importante, que no se puede palpar ni cuantificar pero que existe, y que tiene tambi茅n sus implicaciones en correlaci贸n con la falta de recursos para la supervivencia. Esta crisis personal de ninguna manera est谩 en un plano de menos importancia. Lo que sucede es que no se ve y, de alguna forma, hemos aprendido a (mal)vivir con esa “ceguera” desde hace tiempo ya.

El hecho de que no se vea a primera vista no quiere decir que no se manifieste. Lo hace, muchas veces de forma indirecta, por medio de manifestaciones y reacciones como pueden ser (por nombrar unas cuantas):

Estados depresivos, por causas a veces no detectadas con exactitud

Angustia y ansiedad, que al no ser atendidas se van haciendo cr贸nicas

– Permanente sentimiento de sinsentido, de vac铆o

Desmotivaci贸n frente a las tareas cotidianas

– Sensaci贸n de falta de energ铆a para cambiar la situaci贸n (dentro de lo posible)

– Mayor tendencia a los “enganches” (juego, internet, alcohol, tabaco, sexo, trabajo…) ver: “Adicciones Invisibles“.聽

Malestar f铆sico, manifestaciones psicosom谩ticas (insomnio, disminuci贸n del inter茅s sexual, fatiga extrema, dolores de cabeza recurrentes, problemas digestivos, trastornos de la alimentaci贸n…)

Irritabilidad y aislamiento, con sus consecuencias en las relaciones interpersonales.

… Y lo m谩s grave y peligroso de todo, la sensaci贸n de NO PODER hacer nada para cambiar la situaci贸n!! Es decir la RESIGNACI脫N, “tirar la toalla”, permitiendo que sean otros quienes decidan el presente y el futuro.

La falta de autoconocimiento, y la poca importancia que se le da al desarrollo personal, buscando respuestas “afuera” que calmen nuestra ansiedad, son s贸lo algunas de las formas de no estar en contacto con nosotros mismos, sin saber que las respuestas est谩n dentro, que nuestro cuerpo y nuestra naturaleza est谩n dise帽ados para saberlas. Y algunas de las v铆as a las que se acude para calmar la angustia y el vac铆o, son el consumo, la obsesi贸n por el 茅xito, por “tener lo 煤ltimo”, por llegar a los ideales marcados socialmente y as铆 vivir esclavizados por la obtenci贸n de beneficios que suponen “dar la talla”.

Con estas presiones sociales que prometen, s贸lo a quienes siguen sus reglas, 茅xito, afecto, eterna juventud, belleza y algo parecido a la inmortalidad, no queda espacio ni tiempo para la solidaridad y la convivencia. Las urgencias cotidianas nos hacen perder el valor de la vida, del tiempo y de las relaciones con sentido, predominando as铆 una actitud egoc茅ntrica que deriva en las manifestaciones ps铆quicas y psicosom谩ticas ya descritas, agravadas por un “s谩lvese quien pueda”, el significado m谩s puro del individualismo.

Lo m谩s grave y peligroso es la resignaci贸n. Creo que estamos siendo constantemente maltratados cuando no se nos respetan nuestros derechos fundamentales. Pero tambi茅n considero que somos nosotros mismos quienes podemos evitarlo.

Situarnos en la identidad de la v铆ctima nos bloquea, nos deja sin posibilidades, esperando que alguien o algo llegue “para sacarnos” de alguna parte, “para salvarnos” de algo. Como personas o sociedad adulta, tenemos la posibilidad de cambiar nuestra historia. Protestar y denunciar es una manera, tal como se est谩 haciendo cada vez con m谩s fuerza. Pero no es suficiente si esta denuncia no se acompa帽a de una autoreflexi贸n y de una acci贸n, sobre los aspectos que se pueden transformar en cada peque帽a sociedad, escuela, pareja, familia, grupo de amigos, de colegas, etc., y en la propia relaci贸n con uno mismo.


La Terapia Psicol贸gica en Tiempos de Crisis

La Psicoterapia es proceso de ayuda y, como tal, tiene una funci贸n en tiempos de crisis sociales. Toda la sintomatolog铆a descrita al principio obedece a situaciones de estr茅s que a veces son dif铆ciles de metabolizar psicol贸gicamente y que, con el tiempo, pueden llegar a tener consecuencias importantes en la salud general.

Aparte de la funci贸n de la terapia en el alivio del sufrimiento, es decir, en la disminuci贸n de la ansiedad, de la angustia y de otros s铆ntomas, 茅sta ofrece la posibilidad de actuar de manera positiva sobre la percepci贸n. Lejos de prometer soluciones milagrosas, una Psicoterapia seria, comprometida e implicante por parte de los dos miembros de la relaci贸n terap茅utica, s铆 puede ayudar a convertir la crisis en una oportunidad de conocimiento, crecimiento y desarrollo personal.

Por otra parte, la Psicoterapia Caracteroanal铆tica, al implicar el cuerpo como herramienta terap茅utica, permite un aumento de la capacidad energ茅tica, necesaria para gestionarse en momentos cr铆ticos, y un equilibrio entre la tensi贸n y la relajaci贸n.

Esto garantiza un buen estado de salud del sistema nervioso, dando as铆 la posibilidad de recuperar nuestros signos vitales, tan necesarios en tiempos dif铆ciles como en tiempos menos duros.

La Psicoterapia es, entonces, una alternativa para crecer y desarrollarse personalmente, para conocerse mejor y para recuperar la propia naturaleza y, as铆, la alegr铆a de vivir…聽a煤n en tiempos de crisis.

Una respuesta para “La Salud Psicol贸gica en tiempos de Crisis”

  1. Gracias Mar铆a Clara, sus aportes son muy constructivos y pertinentes para los momentos actuales!

    Me gusta

Y t煤... 驴Qu茅 piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Conectando a %s