Se aprende a Amar siendo Amado – El Tacto y el Tocar

Silencio… cierra lo ojos… respira. Date unos segundos para recordar… ¿Cuándo fue la última vez que alguien te tocó, te abrazó, te acarició?

aprender-a-amar-siendo-amado
Y ¿cómo era ese tacto, esa caricia? ¿Era cálida, amable o por el contrario apresurada y torpe?

Y tú… ¿Te sentiste infinitamente segura/o y amada/o? o ¿tal vez inhibida/o y con ganas de que acabara pronto este mal rato?”

El tacto, ese antiquísimo órgano sensorial por delante de la vista, del oído, del gusto y del olfato es también el más sensible y nuestro primer medio de comunicación. En la piel se reflejan nuestras experiencias vitales, las emociones, las alegrías, las tristezas, los duelos, los aciertos, los fracasos, el paso de los años.

Con todo eso, el estatus que se le da a la piel es más bien bajo, contrario a lo que sucede con sus implicaciones. Excepto cuando duele, muy pocas veces somos conscientes de lo imprescindible de sus funciones en nuestra vida, porque una persona puede vivir sin ver, sin oír, sin oler o sin gustar algo, pero nadie puede vivir sin lo que aporta el sentido del tacto.

Tal como explicó Ashley Montagú, antropólogo y psicólogo británico que dedicó gran parte de su carrera profesional al estudio de la piel en las relaciones humanas, la estimulación cutánea es esencial para un sano desarrollo físico y conductual. Dice textualmente:

“Parece probable que, en los seres humanos, la estimulación táctil sea fundamental para el desarrollo de sanas relaciones emocionales o afectivas, que lamer y amar estén íntimamente unidos; en pocas palabras, que se aprende a amar no mediante instrucciones, sino siendo amado”.

Montagú habla de lamer, refiriéndose a crías de otros mamíferos muy poco tiempo después del parto, cuando la madre les lame para activar sus funciones vitales. En los humanos no sucede esto pero se han visto casos en que las condiciones del clima, por ejemplo, lo han exigido y en las cuales se pone en marcha esta función biológica.

De todas formas lo que me interesa más de esta frase es: se aprende a amar no mediante instrucciones, sino siendo amado. Esto supone que no se gana nada con exigir el cariño de los hijos, las parejas o los alumnos con discursos y moralejas. Supone que un “te quiero” dicho cada mañana en tono muletilla no llega a ningún puerto. Significa que el juguete más caro el día del cumpleaños nunca podrá sustituir la cálida presencia del abrazo. Quiere decir que joyas, cenas y viajes nunca serán suficientes para compensar la falta de contacto entre los cuerpos.

Por naturaleza, estamos diseñados/as para desarrollarnos socialmente a través del contacto físico y, si esta necesidad no se satisface, se generan disfunciones que no resultan demasiado extrañas ya que las vemos -cuando no las padecemos- en la vida tal y como la estamos planteando en el mundo occidental.

Porque ahora mismo podemos comprobar cómo cada vez son menos las ocasiones en que encontramos disposición para el contacto. Sabemos que las necesidades orales derivadas de la ansiedad son fácilmente satisfechas con tabaco, comida, alcohol, drogas, compras, redes sociales, etc., pero resulta muy difícil buscar sustitutos eficaces para la necesidad de contacto físico. Tal vez este sea el motivo por el cual algunos hombres y mujeres se implican en relaciones en las que el sexo es una motivación puramente táctil.

De esto trató una investigación citada por Montagú en su libro “El Tacto. La importancia de la piel en las relaciones humanas” (ref). Por los años 60 un psiquiatra de una universidad estadounidense, Marc H. Hollender, mostró cómo la mayoría de mujeres participantes había utilizado el sexo para que un hombre les abrazara, ya fuera pidiendo de forma directa el abrazo, ya fuera indirectamente. También es interesante el dato de que la mayor parte de las mujeres que participaron en la investigación padecían depresión. Este dato puede ser interesante en los análisis de las actuales problemáticas relacionadas con la dependencia afectiva.


¿Y qué pasa con los hombres?

En otra investigación de Hollender (y Mercer), se vio la dramática contradicción en algunas identidades masculinas cuando se trata de gestionar las emociones. En este estudio se reflejaron tanto la necesidad sentida y consciente de ser abrazados, como el rechazo al contacto táctil por no considerarlo demasiado masculino.

Por esto es que hay que tener cuidado con los mitos. “Los hombres son fuertes, no lloran”, “las niñas no se tocan”, “niños y niñas no deben estar solos en la habitación”… todavía suenan esas palabras en diferentes contextos, aunque parezca increíble. Son palabras que denotan básicamente la vulgarización del contacto físico, reducido a la percepción distorsionada del sexo como algo sucio y pecaminoso. Así es como se cierran todos los huecos del cuerpo, desde los poros de la piel hasta la misma boca, aprendiendo a evitar tocar y ser tocado siempre que sea posible.

El tacto es imprescindible. Montagú estudió también su implicación en diferentes culturas humanas y los resultados son increíbles. Vale la pena tomarse el tiempo para leerlos. Pero aún con tantas diferencias según países, climas y formas de vida, el tacto es imprescindible en todas ellas. Es el lenguaje que tenemos para comunicar lo que las palabras no pueden decir. Así lo dijo Montagú:

“El tacto es un lenguaje en sí, con un amplio vocabulario. Mediante el tacto comunicamos lo que no podemos expresar con palabras, ya que el tacto es la verdadera voz del sentimiento e incluso las mejores palabras carecen de su honestidad”.

Por esto, una estimulación táctil que proporcione seguridad y protección desde el principio de la vida es la mejor herencia. La capacidad de hablar y entender con la piel es una muestra de vitalidad y salud.

Poder abrazar al amigo para expresar los sentimientos es un recurso emocional de valor incalculable. Una vida de pareja con contacto físico presente en la cotidianidad es una fuente de salud. Una vejez en la que se es tocado/a es, sencillamente, la esencia de una vida, vivida con amor.

5 comentarios en “Se aprende a Amar siendo Amado – El Tacto y el Tocar

  1. Éste artículo me parece una buena invitación a preguntarnos qué lugar le damos al contacto físico en nuestras vidas, a las caricias, a los abrazos. A veces se transcurre con vergüenza cuando se trata de abrazar o acariciar, a veces a los propios hijos (lo he visto), implantando así modelos de distancia física, si se podría decir así.
    Compartiré el artículo en redes sociales con esa intención de invitar a todos a que pensemos en ésto y de que hay un bienestar en el contacto físico que no se trata solamente de pasar un buen rato, sino que se trata de nuestra salud integral misma.
    Saludos.

  2. Qué bueno que se erotice no sólo la caricia; que se erotice nuestra existencia y las interacciones que estblecemos con los demás. Mucho han hablado de la imortancia del contacto físico en la construcción de una psicología más sana.
    Derivan pues manifestaciones tan humanas como placenteras: el erotismo. Y no necesariamente relación sexual; no necesariamente orgasmo. Más simple por cotidiano sería el abrazo, la caricia, un roze, un masaje; esa piel que recorre nuestra piel y nos agrada; que nos erotiza. No es casual como dice Erich Formm, que ante la falta de estas expresiones de amor, la humanidad recorra una lamentable condición.
    Y tan han sido olvidada (reprimida y a la vez deseada) de nuestro lenguaje que cuando se hace visible nos parece hasta ridículo y descabellado que se promuevan en disversos ámbitos -hasta en el político- las relaciones, gestos y palabras que inducen amor; que generan una caricia.

  3. Es lamentable como se ha erotizado la caricia. Eso impide expresar al otro un sentimiento. Cualquier caricia debe ir impregnada de respeto hacia el cierpo del otro. Para eso debe ser considerado algo valioso. Y eso, lamentablemente, se va transformando en “uso”, uso a la persona para satisfacer, no para deleitarme con el contacto. Interesante el artículo.gracias.

  4. importantisimo el material en estos tiempos de nuestro propio encuentro, darnos cuenta el tiempo que el varon a vivido sin expresarse sin emociones, creo que la gran solucion de muchos problemas que tienen que ver con nuestra cultura , esta en el amor.

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s