¿Psicoterapia Breve o…Psicoterapia Profunda?

No hay mejor o peor. Hay más o menos conveniente, más o menos oportuno, más o menos acorde con las necesidades del momento

psicoterapia-reichiana-breve-profunda
Foto: Sandra&Brad Keil

Cuando buscas apoyo psicoterapéutico por primera vez, lo más común es que no tengas ni idea de lo que te vas a encontrar. Posiblemente lo único claro en tu mente sea que necesitas resolver algún aspecto preocupante y que un/a Psicólogo/a es la persona indicada para ayudarte.

¿Ayudarte cómo? Ahí está la clave. Porque hay diversas maneras, según el motivo de tu consulta y la orientación profesional de tu terapeuta (Ver: ¿Cómo es una sesión de Psicoterapia?). Y aunque no eres tú en principio quien debe tener claro el tratamiento a seguir, sí necesitarás muy pronto hacer parte de él, para prevenir que no te conviertas en un sujeto pasivo de tu propio  proceso.

Proceso… suena a infinito, a mucho tiempo y mucho compromiso. Y no te falta razón. En ocasiones la propuesta terapéutica será la de iniciar un camino hacia lo más profundo. En otras, la idea será focalizar el tema que te trae a la consulta de Psicoterapia y proponer un tratamiento más limitado en el tiempo y, por lo tanto, en sus objetivos. Y en otras se valorará más una atención en crisis, un abordaje de la pareja o de la familia, un trabajo preventivo o educativo, o sesiones puntuales de apoyo psicológico sin objetivos psicoterapéuticos propiamente dichos. (Ver: Psicoterapia en Valencia y Denia).

Ahí es donde tú, posiblemente tengas ganas de echar a correr y convencerte de que lo mejor es tomarte una pastilla de lo que sea para aclararte y que nadie te líe con tantas especialidades. Te sugiero parar un momento. Tal vez con un poco de paciencia encuentres ese espacio en el que puedas por fin resolver lo que tanto sufrimiento te causa.

Entre las dos primeras opciones nos movemos con mucha frecuencia cuando abordamos la Psicoterapia de manera individual. Hablamos entonces de la Psicoterapia Breve y de la Psicoterapia Profunda. En el terreno de la Psicoterapia Caracteroanalítica, de la que Wilhelm Reich es su creador, hablamos de la Vegetoterapia Caracteroanalítica (VC) y de la Psicoterapia Breve Caracteroanalítica (PBC), esta última sistematizada por Xavier Serrano, director de la Escuela Española de Terapia Reichiana.

Como la intención de este artículo está lejos de descripciones teóricas y técnicas, si te interesa profundizar sólo tienes que acudir a la biblioteca de este blog, donde encontrarás referencias bibliográficas que te servirán como guía para ampliar tu información.

Entre estas dos formas de Psicoterapia no hay una que sea más o menos interesante o más o menos eficaz que la otra. La diferencia no está en la calidad sino en los objetivos que se plantean a partir de un diagnóstico y por supuesto en su duración y alcance. 

Imaginemos, por ejemplo, un trayecto que queremos hacer por mar. Vamos a una isla cercana a pasar el fin de semana. Para ello seguramente no necesitaremos más que una mochila con poca ropa dentro y una barca en buenas condiciones y suficientemente equipada para un corto viaje. Por el contrario, imaginemos que aspiramos a cruzar el Atlántico. No sería suficiente con la mochila para el fin de semana ni con la barca con la que vamos a la isla porque seguramente naufragaríamos al poco tiempo de salir.

Pero… ¿qué es mejor? ¿Un fin de semana a una isla o cruzar el Atlántico? Creo que nadie tiene esa respuesta porque la pregunta en sí misma ya está mal planteada. No hay mejor o peor. Hay más o menos conveniente, más o menos oportuno, más o menos acorde con las necesidades del momento.

Esta es una imagen muy básica que podría reflejar la diferencia entre un encuadre de Psicoterapia Breve y uno de Psicoterapia Profunda en el ámbito de la Terapia Reichiana. A nivel práctico también hay variaciones como el tiempo de sesión, el nivel de implicación o la lógica del trabajo con el cuerpo, entre otras.

En el espacio terapéutico, paciente y terapeuta elegimos el barco a partir de unos criterios que nos ayudan a trazar esa hoja de ruta, aquella que nos guiará por caminos antes no transitados pero hacia un puerto seguro, en el que podamos vislumbrar lo hecho y por hacer en la vivencia de un viaje lleno de significado. 

 

Y tú... ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s