Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Català | English | Castellano
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Català | English | Castellano

Ir al Psicólogo o hacer Psicoterapia

¿Cuál es la diferencia entre ir al psicólogo o hacer psicoterapia? No hay una sino muchas: los objetivos, la implicación, la frecuencia, la duración...

Tamaño:
MODO:
LECTURA:
7 mins
Ir Al Psicologo Hacer Psicoterapia
Imagen: Marathon (Florida) – Camilo Ruiz

¿Todavía vas al psicólogo? … Llega la pregunta acompañada con un gesto de reprobación y añade: Pero si tengo una amiga que fue a 3 sesiones y quedó como nueva!… ¿Es que tienes muchos traumas?

Son las cosas que hay que oír, cuando uno se mete a hacer Psicoterapia y las compañías carecen de una básica información sobre lo que supone. 

Poco efecto suele tener cualquier explicación. Después de unos cuantos intentos frustrados, hay quienes prefieren mantener en la intimidad algo que les gustaría decir a los cuatro vientos porque en realidad, hasta ahora nadie prohibe el derecho, cuando no la más pura necesidad de verse a sí mismo y mejorarse también a nivel de salud mental. 

Como sabemos —y si no lo sabemos podemos informarnos— una persona que accede a cualquier atención psicológica o proceso psicoterapéutico tiene toda la libertad de contar o no contar lo que sucede en sus sesiones. Todo lo contrario del psicólogo o el psicoterapeuta que está obligado a respetar el compromiso de confidencialidad, es decir que no puede contar a nadie lo que sucede ahí dentro.  

Pero ¿Por qué hablo de atención psicológica y de proceso psicoterapéutico? ¿Acaso no son lo mismo? ¿No será otro enredo de los psicólogos para tenerlo a uno enganchado por toda la eternidad? 

Pues no. Y puede que ahí resida al menos una parte de la confusión. Existe la idea de que si uno va al psicólogo es porque tiene un problema y el psicólogo le aconseja, le dice cómo tiene que solucionarlo, entonces uno se va y lo soluciona. Eso cuando no se puede solventar el problema en casa, a punta de fuerza de voluntad y algún que otro podcast de autoayuda. 

Aunque no nos guste, el tema es más complejo. Y es importante saberlo aunque sea por cultura general. 

Ir al Psicólogo

Cuando uno va al psicólogo, generalmente acude por un malestar emocional. A veces llegamos ya sabiendo qué lo ha producido, por ejemplo una separación, un duelo, la inmigración, el estrés, un fracaso, dificultades para relacionarse o para disfrutar de la sexualidad, etc. 

Y a veces solo sentimos insatisfacción, no se sabe por qué. Esa desmotivación para todo, ese afecto plano, esa falta de sentido de la vida. Ese síntoma que nos permite darnos cuenta, como cuando nos da fiebre pero sabemos que esa fiebre es solo un aviso de algo que no va bien dentro de nosotros.

En fin, motivos hay de sobra. Y a veces el único motor es saber que se puede estar mejor y que darse tiempo y espacio para verse a sí mismo/a es un acto de cuidado y prevención. 

Entonces uno va al psicólogo o a la psicóloga, casi siempre sin tener idea de qué decir ni qué se va a encontrar 

Tal vez te sorprenda saber que a nosotros nos pasa lo mismo. No tenemos una aplicación para predeterminar lo que nos espera en una primera visita. Necesitamos esperar, escuchar, sentir y poner todos nuestros recursos académicos, profesionales y personales en ese primer encuentro, para comprender y proponer la mejor alternativa

Además, has de saber que no todos trabajamos de la misma forma. Por eso es que “ir al psicólogo” ya resulta bastante vago. Pero en general, utilizamos nuestro conocimiento de la psicología humana para ofrecer alivio al sufrimiento emocional y ayudar a encontrar las vías de solución de los problemas. Cada quien lo hace a su manera, según su formación y su experiencia. 

Hacer Psicoterapia

Cuando llegas a mi consulta de Psicología y Psicoterapia Caracteroanalítica en Denia y me cuentas lo que te ha traído hasta aquí, hacemos una primera valoración, un diagnóstico a partir del cual decidimos qué tipo de atención es más adecuado para ti, según una cantidad de factores que van desde tus motivaciones hasta el estudio de la estructura y los rasgos de carácter que influyen en tu situación. 

Así, puede ser que te proponga unas cuantas sesiones de intervención psicológica, de acompañamiento en tu situación concreta, una atención en crisis, una Psicoterapia de apoyo, una Psicoterapia Breve o una Psicoterapia Profunda

¿Cuál es la diferencia? No hay una sino muchas. Diferencias en los objetivos, en la implicación, en la frecuencia, en la duración. Así que, tomando en cuenta todos los factores, lo que algunos llaman “ir al psicólogo” (léase: recibir una asesoría psicológica o completar un proceso psicoterapéutico) puede significar las 3 sesiones de la amiga o las 300 del otro amigo y en principio ninguno de los dos está siendo mejor o peor atendido.

Un/a psicólogo/a invierte como mínimo 5 años de su vida en su formación de base. Y a partir de ahí cada cual decide si quedarse con esa primera formación o continuar su aprendizaje en alguna de las diversas áreas de especialización.

En lo que se refiere a la clínica, a quienes elegimos dedicarnos a ella nos esperan muchos años adicionales de preparación académica, nuestra propia psicoterapia personal, prácticas, supervisiones, seminarios, etc.

Porque no es suficiente con aprobar los exámenes y sacarse el título. La formación teórica y el aprendizaje de técnicas son muy importantes, pero los procesos clínicos requieren además otras cualidades personales como la empatía y la capacidad de estar realmente presentes, favoreciendo la salud de nuestros pacientes y cuidando de la nuestra.

Estas cualidades no son opcionales. Son una responsabilidad ética que no se aprende leyendo

Entonces quienes hemos elegido trabajar como psicoterapeutas hemos estudiado la carrera de Psicología o de Medicina y luego hemos accedido a una formación en Psicoterapia en una escuela reconocida por las instituciones encargadas de confirmar su validez, como por ejemplo en España los Colegios profesionales y la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas (FEAP).

Por lo tanto, al profesional que ha cumplido los requisitos de formación se le reconoce como “Médico/a – Psicoterapeuta” o “Psicólogo/a – Psicoterapeuta”.

Psicoterapia significa tratamiento, proceso, tiempo. Y también hay variedad de corrientes. Yo me he especializado en Psicoterapia Caracteroanalítica, de la que hablo en varios artículos de este blog. Hice mi formación en la Escuela Española de Terapia Reichiana (Es.Te.R) de la cual actualmente soy miembro asociado.  

Así que “ir al Psicólogo” está muy bien y si 3 sesiones son suficientes para salir contento, eso está genial. Pero es importante comprender que no es lo mismo ir al psicólogo que sumergirse en la profundidad, para resolver definitivamente lo que limita nuestra vitalidad.  Esto último solo es posible en una Psicoterapia que implica un proceso, es decir una evolución en el tiempo. 

Si necesitas más información no dudes en contactar conmigo. Y si tu amigo o amiga te cuenta que lleva dos semanas o dos años en Psicoterapia, anímale en vez de cuestionarle porque tal vez, aunque no lo sepas, esté trabajando arduamente en mejorar la relación contigo. 

Gracias por compartir este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

¿Quieres más información?