Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
CatalanEnglishFrenchSpanish
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Català | English | Castellano

Cuando ya no crees en Nada

Ya no crees en nada pero te gustaría creer. Y miras de reojo hacia esa luz que vislumbras más allá del muro que aprisiona tu sentido de vivir

Tamaño:
MODO:
LECTURA:
3 mins
Cuando Ya No Crees En Nada
Nunca digas: lo intenté una vez y no funcionó
Ernest Rutherford

Fue la ilusión, la que sostuvo las ganas de levantarte en la mañana hiciera frío o calor, lloviera o saliera un sol claro y radiante. 

Fue la fe, la que te empujó suave pero firme hacia la puerta que conduce a un sueño y aunque todo pareciera imposible a otras miradas, tu brillo no pudo deslumbrar el camino por andar.

Fue el coraje, el que te puso las alas para atravesar los obstáculos y volar con tu ligera inocencia. 

Fue la inocencia, la que te sorprendió cuando experimentaste un inesperado tropiezo y te diste cuenta de que no siempre se va hacia arriba o hacia adelante, sino que las caídas protagonizan uno que otro episodio en cualquier proceso. 

Fue la sorpresa la que consiguió ensombrecer tu mundo de maravilla y ahí fue cuando decidiste no creer en nada. 

Ahora… ¿Qué más da?  Si no crees en nada, nada sucederá

¿Qué más da? Ahora que no crees en nada, no hay motivo para cuidar de lo que produces o lo que consumes. Ahora el tiempo se puede gastar en cualquier cosa. Y ahora da igual si aquellos con quienes compartes la vida te agradan o no… les agradas o no.

Tomar riesgos ya no está en tus planes. La aventura de vivir se ha convertido en una inercia de hacer por hacer, con la única esperanza de que la semana acabe pronto para empezar la siguiente copiando y pegando el ya establecido, conocido y rutinario acontecer.

Ya no crees en nada pero te gustaría creer. Y miras de reojo hacia esa luz que vislumbras más allá del muro que aprisiona tu sentido de vivir. 

Y si lo intentas… ¿Caerás de nuevo?

Sí. Caerás, te levantarás y seguramente volverás a caer y a levantarte. Y en cada caída  encontrarás un nuevo aprendizaje para descubrir, para avanzar… y tal vez para cambiar.

Puede ser que el mirar hacia esa luz (aunque sea de reojo) inspire tu deseo de intentarlo, no una sino unas cuantas veces más. La idea parece algo menos aburrida que la incesante repetición de desesperanzas semana tras semana.

Tal vez esa luz más allá del muro que aprisiona te esté esperando para emprender un nuevo camino, paso a paso, construyendo una vida diseñada para ti.  

Tú vas hacia allí o tú te quedas… Pero siempre eliges tú…

Ultima actualización: 13 Junio de 2022

Gracias por compartir este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

4 comentarios en «Cuando ya no crees en Nada»

  1. motivado por el buen artículo ref. estrechamiento mental… pienso en la (mi) difucultad de encontrar ‘el justo medio’ entre distanciarse de todo y desear llegar a la nada del budismo -y- cumplir con la responsabilidad que tenemos todos a dedicarnos al ‘OTRO’. Ayudarle, disminuir su sufrimiento, etc. – . Bueno, pero esto es otro tema………..

  2. Será el punto central el “ya no creer en nada”, o será el tema “no tener un sentido de vida” que impulse a buscar un cómo, un para qué, un camino, una forma, aunque parezca todo inalcanzable.

    He conocido gente muy espiritual con una convicción fuerte sobre sus creencias, otras que no son especialmente atraídas por estos temas y en ambos casos observo que cuando tienen una meta clara que alcanzar, hacen uso de sus mejores recursos para llegar.

    También creo que hay etapas de la vida, donde se pierde la dirección y el sentido, donde se hace necesario recapitular y encontrar nuevas direcciones, nuevos retos que le den sentido al vivir.

    • Coincido –según mi interpretación- con V.FRANKL – con la importancia de…. encontrar… ‘sentido’.
      Pero creo que a él parece suficiente que cada uno encuentre ‘SU’ SENTIDO, o sea ‘UN’ SENTIDO para ‘SU’ VIDA;
      y no tanto ‘EL’ SENTIDO de ‘LA VIDA’… que será más una reflexión filosófica.
      Lo malo es, y vuelve al artículo de María Clara, que algunas veces esta última reflexión te lleva a pensar en ‘NADA TIENE SENTIDO’ y consecuentemente tampoco tienes que buscar ‘un’ sentido para ‘tu’ vida.

  3. Me encanto buena reflexión para seguir adelante en mi gran lucha por mejorar que tan fasil se escuchan esas palabras pero q difícil se nos hace aveces un sentido para vivir

Los comentarios están cerrados.

¿Quieres más información?