Chivos expiatorios… reflejos de la perversión social y familiar

Un día fuiste la víctima, al día siguiente el verdugo. Hoy puedes ser simplemente tú mismo/a en contacto con tus más profundas sensaciones, abrazando el cambio que te espera en el momento menos esperado. Leer Más

¿Cómo hubiera sido?

¿Fue acertada tu decisión? –me preguntan. Mudarme a otro país o a una ciudad diferente. Apostar por un proyecto y asumir los riesgos. Quedarme sentada en el banco de una estación viendo un tren partir sin mi. Decir adiós, bienvenida, hasta pronto, cumplir una promesa o no cumplirla. Leer Más